Conoce tus necesidades

Cada uno de nosotros está formado por 3 partes; cuerpo, alma y espíritu. Cuando hablamos sobre sexualidad el ser conscientes de cada una de las necesidades de esta área es muy importante. Se tú quien controle tus necesidades y no tus necesidades a ti.

Cuerpo

Nuestro cuerpo reacciona a sus necesidades. En diferentes ocasiones nos hemos encontrado con una necesidad física y podemos observar cómo el cuerpo hace lo necesario para satisfacer esa necesidad. Por ejemplo, cuando tenemos hambre nuestro cuerpo sabe muy bien cómo comunicarnos su necesidad y todos tenemos reacciones diferentes a esa necesidad. Lo mismo sucede cuando el cuerpo tiene una necesidad sexual, cada uno de nosotros va a reaccionar de diferente manera ante ella, lo importante es identificarla con anticipación y mantenerlo estable. No puedo ser extremista en tratar la necesidad, debe existir un balance. Debes conocer que necesidades físicas tienes y cómo tratar con ellas de una manera sana. Algunos ejemplos son el dormir lo necesario, hacer ejercicio y tener una dieta saludable.

«Los que viven sin controlar sus malos deseos, solo piensan en hacer lo malo. Pero los que viven obedeciendo al Espíritu Santo solo piensan en hacer lo que desea el Espíritu”. Romanos 8:5 (TLA)

Alma

El principal enemigo del alma es el pasado. En el alma es donde se almacenan mis pensamientos y emociones. Una de las principales formas de cuidar de mi alma es cuidar mis pensamientos, detenerme a examinar cada uno de ellos y saber si esos pensamientos traen un beneficio a mi vida o no. En el aspecto sexual tenemos la tendencia de pensar en todo lo malo que hemos o nos han hecho. El no cuidar mis pensamientos es el camino al pasado, todo inicia en tu mente. Cuida lo que piensas, ves y escuchas. La principal fuente de las emociones son los recuerdos, cuando un recuerdo negativo o doloroso viene a mi memoria, mis emociones actúan y algunas veces la forma en las que mis emociones reaccionan no es la correcta. Una de las formas de cuidar de tu alma es a través del perdón, la vulnerabilidad, una serie de valores y principios.

“Y sobre todas las cosas, cuida tu mente, porque ella es la fuente de la vida”. Proverbios 4:23 (TLA)

Espíritu

Las necesidades espirituales sólo el espíritu las puede tratar. Muchas veces buscamos saciar una necesidad espiritual en el lugar o con la persona equivocaba. Para identificar una necesidad espiritual lo puedo hacer a través de la oración, constantemente nos damos cuenta de una necesidad espiritual luego de haber intentado saciarla de una forma física y almática. Pero ese no debe ser el proceso, Dios está dispuesto a revelarnos nuestra necesidad, solo debemos preguntar o buscar ayuda con alguien que tenga una madurez espiritual mayor.

“Pero ustedes tienen al Espíritu Santo, que Cristo puso en ustedes. Por eso no necesitan que nadie les enseñe, pues el Espíritu de Dios les enseña todo; y lo que él enseña no es mentira, sino la verdad. Por eso, sigan las enseñanzas del Espíritu Santo, y manténganse siempre unidos a Cristo”. 1 Juan 2:27 (TLA)

Estas tres áreas forman al ser humano, pero quien nos conoce mejor que nadie fue nuestro Creador, solo Él sabe el tratamiento que nuestro cuerpo, alma y espíritu necesitan, recurramos a Él. La biblia dice: “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” Hebreos 4:16
Él está esperándonos que nos acerquemos, no para juzgarnos sino para mostrarnos su gracia y la guía que necesitamos para navegar por nuestras necesidades. ¡Él está de tu lado, no en contra!

Registration

Lost password?

Ir arriba