Libertad de la pornografía


La libertad se puede expresar y disfrutar de diferentes maneras, pero para llegar a ella hay un solo camino, Jesús.

¿Cómo detenerme?

¿Cómo vencer la tentación?

¿En verdad puedo ser libre de esto?

¿Cómo ser libre de esto?


Como free!ndeed estas son una de las muchas preguntas que recibimos y que sabemos que todos los que estamos en busca de la libertad nos las hemos preguntado en algún momento de nuestras vidas. Al escuchar miles de testimonios, hemos encontrado ciertos pasos o principios que pueden ayudarte a resolver estas preguntas.

 

1. Tu motivación.

Lo que te motiva, es lo que te sostiene. La mayoría de personas cuando les preguntamos cuáles son algunas de sus motivaciones por las que quieren ser libres, encontramos que todas se tratan de ellos mismos y de lo que ellos quieren. Por ejemplo: “Quiero ser libre para ser un mejor cristiano”, “Quiero ser libre para ya no fallarle a mi pareja” “Ya no quiero sentirme mal o sucio”. Estos son algunos de los ejemplos, pero en realidad para ser libre de la pornografía debes tener una motivación clara y lo suficientemente fuerte para que puedas aferrarte a ella. En 1 corintios 3:31 dice. “Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. TU SEXUALIDAD ESTA DISEÑADA PARA DARLE LA GLORIA A DIOS. ¡Que tu motivación sea darle la gloria a Jesús!

 

2. Honestidad radical.

Ser honesto no te hace débil, te hace fuerte. Al principio es algo difícil de hacer, a ninguna persona le resulta fácil exponerse ante alguien más y ser transparente, pero es necesario. El resultado de la honestidad, es una amistad solidad y duradera porque se genera un compromiso mayor. No trates de caminar este camino tú solo, invita a otros a luchar contigo. Eclesiastes 4:9-12 dice: “La verdad, «más valen dos que uno», porque sacan más provecho de lo que hacen.  Además, si uno de ellos se tropieza, el otro puede levantarlo. Pero ¡pobre del que cae y no tiene quien lo ayude a levantarse! Y también, si dos se acuestan juntos, entran en calor; pero uno solo se muere de frío. Una sola persona puede ser vencida, pero dos ya pueden defenderse; y si tres unen sus fuerzas, ya no es fácil derrotarlas.

 

3. Amputación radical.

No puedo pedirle a Dios que me libere sino estoy dispuesto a eliminar todo lo que me atrapa. El pecado no es un acto espontáneo, es plantado, crece y luego es concebido. Santiago 1:15 lo explica de la siguiente manera “Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte. Debemos ser honestos con nosotros y reconocer que cosas nos llevan a caer en pecado, pueden ser las cosas que sigo en Instagram, las conversaciones que tengo con ciertas personas, las cosas que veo o las cosas que escucho. Examina que estas dejando entrar en tu vida y si no te están haciendo crecer, deben ser eliminadas sin consentimiento.

 

4. La palabra de Dios.

La biblia no debería de ser algo que solo leo, sino algo que al leerlo me transforma. La palabra de Dios contiene dentro de ella herramientas, estrategias y sobretodo contienen la verdad de quien eres. Juan 8:32 dice: “Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres”. Reconoce la verdad, vívela y créela porque de esta forma serás verdaderamente libre.

 

5. Cambia la verdad por las mentiras.

En la medida que descubro quien en verdad soy, dejo de vivir lo que no soy. Un alto grado de porcentajes indica que las personas que consumen pornografía tienen una baja autoestima de ellos mismos, esto es porque tienden a compararse con lo que ven en sus pantallas, y lo que se muestra es algo muy alejado de la realidad. Esto quiere decir que comparo quien soy con una mentira y empiezo a vivir basado en mentiras. Tesalonicenses 5:5 dice: “Todos ustedes son hijos de la luz e hijos del día. No somos de la noche ni de la oscuridad.”

 

Estos son algunos principios que puedes empezar a implementar en tu vida, pero antes nos gustaría recordarte lo amando que eres por Dios, nada de lo que has hecho puede alejarte de Él porque es Él quien decide seguir cerca de ti. Tu pasado no es quien define quien eres, sino lo que Él dice sobre ti. Él te dice que eres amado, Su amado. Romanos 6:14 dice: “Así el pecado ya no tendrá poder sobre ustedes, porque ya no son esclavos de la ley. Ahora están al servicio del amor de Dios.”

 

La libertad está en Jesús, ahora a través del Espíritu Santo, esa libertad viene a nosotros, solo debemos recibirla y cuidarla, la cuidamos pasando tiempo en Su presencia.


Suscribirse al blog

Registration

Lost password?

Ir arriba