CAMINA EN LA LUZ

Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios.

JUAN 3:19-21

Pues todos ustedes son hijos de la luz y del día; no pertenecemos a la oscuridad y a la noche. Así que manténganse en guardia, no dormidos como los demás. Estén alerta y lúcidos. Es en la noche cuando la gente duerme y los bebedores se emborrachan; pero los que vivimos en la luz estemos lúcidos, protegidos por la armadura de la fe y el amor, y usemos, por casco, la confianza de nuestra salvación.

1 TESALONICENSES 5:5-8

Dios nos llama a vivir una vida en la luz. Ya no eres un hijo de la oscuridad. A través de Jesús eres liberado de la oscuridad y de las obras de la oscuridad. ¡Así que sal a la luz! Puede preguntarse cómo funciona exactamente esto. La mayoría de las personas se avergüenzan de sus pecados. Quieren ser considerados buenos cristianos y tener una buena reputación en el exterior. Por eso se niegan a revelar su oscuridad interior. Pero ese es exactamente el problema. Nuestra reputación ante Dios es completamente inútil.

Porque con Dios no hay favoritismos

ROMANOS 2:11

Esta oración debe ser una convicción en nuestro cerebro y convertirse en una verdad irrevocable. Todavía puede estar preocupado por su reputación con sus amigos, su iglesia o su cónyuge. Pero la verdad es:


¡Tu reputación ante Dios ha sido completamente arruinada desde que naciste!

Nunca has podido cambiar eso. El único que puede cambiar eso es Jesús. Nuestra reputación, de la que somos tan conscientes, crece solo por lo mucho que hemos aprendido a creerle a Jesús. Creemos lo que está escrito en 1 Juan 1: 7:

Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.

1 JUAN 1:7

Declare lo siguiente:


"De ahora en adelante me niego a preocuparme por mi propia reputación. Jesús es responsable de mi reputación y se la confío solo a Él. Ya no buscaré la estima entre las personas. Buscaré la estima de Dios. Para que esto suceda revelaré todo mi pecado y ya no viviré en la oscuridad. Expondré mi impureza sexual. Ante Dios y ante mis hermanos y hermanas. No me avergonzaré de estar luchando en esta batalla, sino que esperaré con alegría la victoria que mi Dios me ha prometido".

Para evitar malentendidos, me gustaría decir que no tiene que correr a todos los miembros de su iglesia para exponer sus pecados. El punto es que ya no te sientas avergonzado y aprendas a hablar abiertamente sobre ello. Deje que las personas a las que le cuentas compartan su perspectiva de salvación. Hable sobre esto regularmente con algunas personas y sobre todo hable sobre esto con Jesús. Busque nuevamente los versículos bíblicos que pueda usar para dejar que la luz entre en la oscuridad.

Un ejercicio practico que a mi(Basti) me gusta hacer:


Me paro en mi habitación y hablo en voz alta sobre mi situación. Cuando me confronto, me niego a creer las mentiras de mis pensamientos y me doy cuenta de lo que Jesús dice en su Palabra. Luego doy un paso adelante y me muevo hacia la luz con mi cuerpo, alma y espíritu. Este ejercicio me ayuda enormemente, porque todo lo que hacemos con nuestro cuerpo también sucede con nuestra alma y viceversa.

Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

1 JUAN 1:7-9

“¡Vengan a las aguas todos los que tengan sed! ¡Vengan a comprar y a comer los que no tengan dinero! Vengan, compren vino y leche sin pago alguno. ¿Por qué gastan dinero en lo que no es pan, y su salario en lo que no satisface?

Escúchenme bien, y comerán lo que es bueno, y se deleitarán con manjares deliciosos. Presten atención y vengan a mí, escúchenme y vivirán. Haré con ustedes un pacto eterno, conforme a mi constante amor por David.

ISAÍAS 55:1-3

Mas si desde allí buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma.

DEUTERONOMIO 4:29

Registration

Lost password?

Ir arriba